Guardar la basura en la nevera

En estos días de calor podemos encontrarnos en casa con el problema de que el cubo de la basura huele mal. Una buena solución puede ser guardar la basura en la nevera para que se conserve fresquita hasta el momento de tirarla.

No hay que llegar hasta el extremo de hacer lo que enseñamos en la foto adjunta. Nos avisan de que es suficiente con organizarse un poco y saber determinar el momento exacto en que algo se convierte en basura. Por ejemplo, el tomate espachurrado que todos tenemos en la nevera no es basura hasta el momento en qué decidimos tirarlo. Si lleva ahí dos meses, mejor dejarlo ahí dentro fresquito una tarde más, en vez de tirarlo ahora mismo al cubo de basura para que esté todo el día echando peste. O el plato de paella del domingo antepasado que ya definitivamente no vamos a comer, puede seguir guardado en la nevera sin problemas hasta la noche cuando vamos a sacar la basura.

Lo primero sería organizarnos para no tirar comida a la basura, que en la situación que tenemos es poco menos que un crimen. Pero ya que hay que tirar algo, también podemos afinar un poco para elegir cuando hacerlo.

Comentarios