29 noviembre 2009

Google Wave. Primeras impresiones

Hoy me ha llegado una invitación para probar Google Wave y después de un rato tocando botones esto es lo que más me ha llamado la atención...

Nada más entrar, sorprende el entorno de trabajo de la página. Ordenado y elegante. La pantalla se divide en varios paneles con índices, contactos, etc. y el principal con el contenido de los mensajes. Por las capturas de pantalla que había visto antes en internet me imaginaba que esto no iba a caber en un monitor de 800x600, pero todo se adapta y entra perfectamente. Los paneles menos usuales se pueden cerrar y se convierten en menús desplegables en lo alto de la pantalla. La navegación se hace cómoda sin estorbar nada.

Por lo que he llegado a entender, un wave es algo parecido a un hilo en un foro donde participan varias personas, que se irán invitando o agregando si el tema es de su interés. Esto también se parece a una conversación de mensajes de correo electrónico que se responden unos a otros. Hay una jerarquía que no tiene por qué ser siempre lineal, sino que se puede responder a mensajes intermedios dando lugar a una nueva rama. El programa tiene sistemas de clasificación en carpetas, etiquetas y índices de mensajes no leídos para que sea fácil seguir estas conversaciones cuando se hagan muy largas, esperemos.

Todo esto usa la típica tecnología AJAX que evita que haya que recargar las páginas constantemente y todo ocurre casi instantáneamente al pulsar los botones. Igual que en Gmail. Los mensajes pueden llevar cualquier tipo de contenido, no solo texto, y hay correctores ortográficos y traductores multi-lenguaje que funcionan en tiempo real para que puedan participar usuarios de distintos países.

Lo que hace falta para que esta tecnología tenga éxito es un número de usuarios masivo. Que no pase lo mismo que ocurrió con Google Talk, que no ha podido con el Messenger de Microsoft ni de lejos. La facilidad de uso que tiene Google Wave puede contribuir a que la gente se anime a usarlo cuando se haga totalmente público, aunque me temo que a tanto como abandonar el correo electrónico no llegaremos en mucho tiempo.

21 noviembre 2009

Renovación de portales temáticos de Ronda

Han sido renovadas completamente dos páginas web que son de las más antiguas de Ronda en la red. Llevan funcionando ininterrumpidamente desde 1997 y 1999, cuando todavía casi nadie tenía internet.


Contienen noticias y eventos culturales actualizados, información de interés sobre Ronda y los pueblos de la Serranía, y un buscador de empresas con presencia en Internet de Ronda y la Serranía respectivamente.

10 noviembre 2009

Google Street View llega a Ronda

Hace pocas horas que Google ha ampliado extraordinariamente los lugares fotografiados por su callejero fotográfico a pueblos y ciudades de prácticamente toda España. Y esta vez en Ronda sí hemos salido en la foto.

Esta aplicación web permite visitar las calles y carreteras de forma interactiva viendo fotos panorámicas de alta calidad muy bien ensambladas.


No nos podemos quejar. Han quedado fotografiadas buena parte de las calles de Ronda. Se ha pasado por alto el Barrio de San Cristóbal y una parte del Barrio de San Francisco. En el resto de Ronda han visitado hasta callejuelas y sitios de acceso bastante enrevesado. El coche con las cámaras de Google ha bajado por los carriles hasta el fondo de los Molinos del Tajo para fotografiar las vistas espectaculares que hay desde allí.

Se ha fotografiado todo el recorrido de gran parte de la red de carreteras de la Serranía de Ronda. Sirva como ejemplo el Pantano de Montejaque o la curva "fractal" de Sierra Blanca, en la carretera de Ronda a San Pedro.

En los pueblos más pequeños han pasado por las travesías y por algún que otro lugar de interés.

Las imágenes de satélite de Ronda en Google Earth siguen siendo antiguas y borrosas, parece que lo uno no está relacionado con lo otro. Dentro de poco tiempo empezaremos a protestar de que las imágenes de Street View se van quedando antiguas, de hecho ya tienen un año. Pero esto no es tan grave, las calles de Ronda cambian muy lentamente y esto ya es un punto de partida muy bueno.

Temas relacionados:
- Ronda se queda fuera de Live Maps Bird's Eye
- Google Street View y las carreteras locales de Estados Unidos

07 noviembre 2009

Comprobando el sucio secreto de las impresoras Epson

El año pasado fue noticia en Internet el descubrimiento de lo que hacen las impresoras de inyección con la carísima tinta. En vez de servir para escribir nuestros documentos, una serie de mecanismos hacen que buena parte de ella se acumule en el interior de la máquina y finalmente se desperdicie, haciéndonos de ir a comprar un nuevo cartucho más pronto.

Recientemente me he visto obligado a dejar de usar mi impresora Epson y ahora ha sido el momento de comprobar si era cierta la historia.

No hubiera hecho falta ni abrirla. Sólo con ponerla de lado para buscar los primeros tornillos ya empezó a salir la tinta a chorros por las rendijas. Cuidado en traslados y mudanzas, estamos avisados.

Y viendo el interior... esto es lo que hay. Previamente pagado a precio de oro.




Los distintos compartimentos de la base están impregnados de tinta. En uno de ellos hay unas esponjas para absorberla, pero ahí no es donde más tinta había. La tizne del interior de la carcasa blanca no sé de donde habrá salido. Si será del olor desprendido por la tinta, o ya vendría así de fábrica.

Según se puede intuir viendo esto, hay un sistema de limpieza que aspira la tinta a través del cabezal de impresión para desatascarlo y la va soltando por un tubo en este lugar empapando las esponjas para que no se note mucho. Ya sería mucho pedir que esta tinta volviera al cartucho para ser reutilizada, se les acababa el negocio.

Este sistema de limpieza es necesario para el buen funcionamiento de todas las impresoras de este tipo, pero nos centramos en criticar a las de marca Epson por tener un funcionamiento especialmente perverso.
  • Su software tiene unos contadores que determinan "al cálculo", y siempre barriendo para casa, cuando el cartucho se ha acabado. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. En ese momento la impresora se bloquea totalmente y no vuelve a funcionar hasta que efectivamente se cambia el cartucho. Usuarios poco experimentados tirarán a la basura cartuchos que todavía tienen mucha tinta y comparan uno nuevo.
  • La picaresca española nos hace volver a colocar el mismo cartucho. En unos modelos cuela y en otros más avanzados se da cuenta de que es el mismo y hay que manipular el programa. Ahora el problema se repite cuando realmente la tinta se acaba y empieza a imprimir en blanco. Como los contadores internos piensan que todavía hay suficiente, en algunos modelos no hay forma humana de abrir la impresora para cambiar el cartucho. Visita al técnico, forzar el carro de impresión o dolores de cabeza varios.
Con el funcionamiento es inevitable que la tinta atasque los inyectores y se empiece a imprimir mal. Una utilidad a tal efecto limpia los cabezales a costa de gastar mucha tinta y llevarla al sitio que se ve en las fotos. Inevitable, pero no del todo.
  • Independientemente de que el cabezal que falla sea el negro o el de color, el software nos obliga a limpiar y malgastar la tinta de los dos, siempre de los dos.
  • El software está diseñado de forma que se entra en un ciclo con botones "siguiente" del que es poco intuitivo salir. Muchos usuarios repetirán varias veces el proceso de limpieza hasta que dan con la forma de parar.

Y el problema más grave de las impresoras Epson es que el cabezal no va con el cartucho, sino que forma parte de la máquina, mientras que los cartuchos de tinta son simples depósitos. Esto tiene dos grandes problemas.
  • Cada vez que se instala un cartucho de tinta nuevo, se consume una buena parte de su contenido para que la tinta rellene los inyectores y empiece a imprimir bien. Seguramente al cambiar el cartucho entra aire y la tinta existente de la vez anterior se desperdicie.
  • Y el cabezal al ser siempre el mismo se va ensuciando y deteriorando. Cada vez hacen falta más ciclos de limpieza de cabezales y desperdicio de tinta para seguir obteniendo una impresión mínimamente presentable. Hasta que la situación se vuelve imposible y se seca del todo. Momento de tirar la impresora.
Visto esto, y habiendo otras marcas de impresoras que están diseñadas con un poco menos de mala idea, como dirían los gallegos después del chapapote, Epson nunca mais.


Temas relacionados:
- Epsonianos. Para ahorrar tinta de impresoras