Google Wave. Primeras impresiones

Hoy me ha llegado una invitación para probar Google Wave y después de un rato tocando botones esto es lo que más me ha llamado la atención...

Nada más entrar, sorprende el entorno de trabajo de la página. Ordenado y elegante. La pantalla se divide en varios paneles con índices, contactos, etc. y el principal con el contenido de los mensajes. Por las capturas de pantalla que había visto antes en internet me imaginaba que esto no iba a caber en un monitor de 800x600, pero todo se adapta y entra perfectamente. Los paneles menos usuales se pueden cerrar y se convierten en menús desplegables en lo alto de la pantalla. La navegación se hace cómoda sin estorbar nada.

Por lo que he llegado a entender, un wave es algo parecido a un hilo en un foro donde participan varias personas, que se irán invitando o agregando si el tema es de su interés. Esto también se parece a una conversación de mensajes de correo electrónico que se responden unos a otros. Hay una jerarquía que no tiene por qué ser siempre lineal, sino que se puede responder a mensajes intermedios dando lugar a una nueva rama. El programa tiene sistemas de clasificación en carpetas, etiquetas y índices de mensajes no leídos para que sea fácil seguir estas conversaciones cuando se hagan muy largas, esperemos.

Todo esto usa la típica tecnología AJAX que evita que haya que recargar las páginas constantemente y todo ocurre casi instantáneamente al pulsar los botones. Igual que en Gmail. Los mensajes pueden llevar cualquier tipo de contenido, no solo texto, y hay correctores ortográficos y traductores multi-lenguaje que funcionan en tiempo real para que puedan participar usuarios de distintos países.

Lo que hace falta para que esta tecnología tenga éxito es un número de usuarios masivo. Que no pase lo mismo que ocurrió con Google Talk, que no ha podido con el Messenger de Microsoft ni de lejos. La facilidad de uso que tiene Google Wave puede contribuir a que la gente se anime a usarlo cuando se haga totalmente público, aunque me temo que a tanto como abandonar el correo electrónico no llegaremos en mucho tiempo.

Comentarios