El Catálogo IKEA llega a Ronda

No es nada nuevo que salgamos fuera de Ronda a comprar muebles. La tradición de artesanía del mueble rondeño se ha quedado en eso, en una tradición. Y el comercio local nos viene maltratando con una relación calidad/precio bastante desequilibrada por el lado del precio. Desde hace años nuestros padres huían a comprar muebles a destinos tradicionales como Lucena, Campillos, o sin ir más lejos, a Arriate. Posteriormente la moda ha cambiado y nosotros ahora vamos a la capital. Allí hay grandes almacenes especializados donde se puede encontrar de todo a precios un poco más razonables. Estamos a unos 60 kilómetros de allí por la carretera menos mala de todas las que tenemos. Nos podemos permitir el capricho de ir siempre que queramos a hacer la ronda de supermercados. Desde hace dos años tenemos la posibilidad de ir a IKEA aunque sea sólo a pasar por el restaurante. El día de fiesta local de la feria y de la Virgen de la Paz se pone de bote en bote de rondeños y estos señores muy listos ellos se han dado cuenta.

Se ve que entramos en la globalización y consideran que estamos en el área de influencia de la tienda IKEA de Málaga. Primera vez que nos reparten en Ronda el famoso catálogo de IKEA. Al mismo tiempo que lo están anunciando en la televisión y entregándolo en las otras poblaciones

Como artículo de curiosidad puede llamar la atención y seguro que habrá quien se lo mire entero, pero la historia se repite y nos sigue pareciendo un medio de publicidad obsoleta y poco respetuosa con el medio ambiente, que en estos últimos días se ha puesto tan de moda. Un porcentaje alto de todos los catálogos que se han depositado en los buzones del mundo entero va a ir directamente a la basura. Y los otros por supuesto que son más bonitos que la guía telefónica y menos inútiles que las páginas amarillas, pero también se les asemejan en parte de sus desventajas.

Más de 10 razones para tirar las páginas amarillas

Daremos un buen repaso al Catálogo IKEA entregado en Ronda y si los precios, el espacio disponible en el piso y el envejecimiento y fealdad de nuestros muebles actuales lo permiten, igual lo guardamos para compararlo con el de 2011 y buscar las diferencias.

Comentarios