Cuadros muy animados

Siguiendo con nuestra afición de complicar las cosas sencillas, si hace poco hablábamos de las mirillas electrónicas, hoy vamos a hacer que las imágenes de los cuadros se muevan. Nada tan sencillo y a la vez tan sofisticado como colgar de la pared una pantalla plana de televisión y ponerle un marco bonito para que parezca un cuadro normal.

Esto es lo que hacen en esta organización:


De la misma forma, también podemos simular claraboyas en el techo para que se vean cielos de nubes aunque tengamos siete pisos encima, o colocar luminosos ventanales en los más profundos sótanos. Es una técnica similar a la que vimos en los ascensores de los rascacielos más modernos del mundo.


Pero la parte más artística de la historia no acaba ahí. Ya tenemos una pantalla de televisión camuflada como cuadro, ventana, o lo que sea. Le podemos poner la imagen que queramos. Pero no vamos a ponerle el Telediario. Hay que buscar algo que esté a la altura. La misma empresa se encarga de preparar los vídeos que se proyectarán sobre estos cuadros. Tienen que tener un valor artístico considerable, para que queden bien en un salón de super lujo, y tienen que estar animados pero "no mucho". Para tener una imagen fija nos quedaríamos con un cuadro normal sin tantas complicaciones, pero tampoco queremos tener una juerga de monos colgada de nuestra pared, así que los movimientos de las imágenes tienen que ser casi imperceptibles. Cuesta trabajo apreciarlos, pero si miras el cuadro de cuando en cuando observarás que algo ha cambiado.

La misma página nos enseña una selección de sus trabajos en una galería de videos de YouTube donde encontraremos paisajes, arte abstracto o fractales en alta resolución. Hay algunos bastante interesantes, y con un colorido que se adaptará a cualquier situación.



Comentarios