Hogar Digital 2007. Demasiado complicado

Ayer terminaba originalmente el plazo para solicitar las ayudas económicas del programa Hogar Digital 2007, con el que la Junta de Andalucía quiere incentivar el uso de internet de banda ancha. Está destinado a familias que quieran empezar a utilizar internet y les paga durante un año la mitad del precio de las cuotas de ADSL hasta un máximo de doscientos euros, IVA incluido.


Hasta aquí todo muy bien, pero hay serios y graves inconvenientes.

Empezamos por la limitación en el tiempo. Toda subvención lleva asociadas unas partidas presupuestarias y demás trámites burocráticos, pero en casos como este no se tendría que limitar tanto. ¿Es que a partir de agosto ya no interesa este tema hasta el año que viene?. Y con tanta prisa parece que es una oferta, ¡Venga, que se acaba!.
El plazo comenzó a mitad de mayo, pero no es hasta las últimas semanas cuando se esta anunciando masivamente en los medios de comunicación. Hay que hacerlo todo con demasiada prisa para pillar la "oferta". (Edit 3/8/2007: Plazo ampliado hasta el 15 de octubre, pero eso antes no se sabía).

Para solicitar la subvención hay que seguir un procedimiento detallado que no puede fallar. Enviar un SMS con un texto y el número del DNI, esperar a que te respondan con una clave. Llamar al proveedor de ADSL y darse de alta con esa clave. Cuando esté funcionando acceder a la web de la Junta de Andalucía y rellenar un formulario. Cruzar los dedos para que todo haya salido bien y te la concedan, y para que no te empiecen a cobrar la factura del ADSL completa.
Demasiado complicado y contra reloj en la mayoría de los casos. Para otros trámites bien que se ponen de acuerdo empresas y administraciones para no marear tanto al público. Especialmente cuando es para cobrar.

Y esto no es todo. Falta lo más complicado. Para poder tramitar la solicitud es totalmente imprescindible disponer de la firma electrónica.
¿Que es eso? Pues algo que casi nadie tiene, y mucho menos alguien que está usando internet por primera vez. Añadimos otro procedimiento detallado que no puede fallar: Acceder a la web de la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre (CERES), introducir el DNI y obtener una clave. Presentarse con la clave en el Ayuntamiento, Hacienda, etc... para que te reconozcan y autoricen la firma, volver a tu ordenador y descargar la firma electrónica. Si todo salió bien, instalarla en el navegador y usarla para firmar el formulario de la solicitud de la Junta de Andalucía.
Extremadamente complicado para alguien que sacó el ordenador de la caja hace tres dias y hoy es la primera vez que se conecta a internet con su nuevo ADSL. Y ya hay que tener voluntad para atreverse a instalar "esa cosa tan importante" en el navegador cuando todavía no tienes confianza y seguridad en el uso de internet.

Si se quiere promover el uso de la firma electrónica, que casi nadie usa todavía, me parece muy bien. Pero que no sea obligatorio. Quien la tenga que la use, y quien no la tenga que decida si tiene tiempo y ganas de conseguirla y usarla, o que tenga la posibilidad de acceder a la subvención usando un método más tradicional.

Ya tenemos el ADSL instalado y la subvención concedida, con ayuda del amigo informático, del técnico de la tienda, o del Espíritu Santo. Ahora a disfrutarlo un año a mitad de precio.

Pero un año pasa más rápido de lo que parece y cuando llegue la mensualidad número trece nos daremos de golpe con la realidad.
Claro que sí, nos podemos dar de baja y olvidarnos del ADSL para siempre, pero la idea era de que nos introduzcamos en la Sociedad de la Información, no que tengamos un año de demo para después en 2008 volver a la Edad de Piedra.

Si una familia tiene problemas para pagar el ADSL ahora, nada hace suponer que dentro de un año lo tenga más sencillo. El poder adquisitivo habrá bajado como viene haciendo año tras año.

Para el caso más usado, cuando llegue la factura de Telefónica, cada dos meses, serán 40,95 + 16% de IVA, x dos meses, casi cien euros solo en este concepto. A parte la linea individual, el teléfono Domo, las llamadas a móviles, las continuas subidas que van aplicando, etc... Esto hay que pensarselo bien.

Pensando mal, se podría decir que esto del Hogar Digital, más que para ayudar a las familias es una oferta publicitaria pagada con dinero público para ayudar a las telefónicas a cazar nuevos clientes. Si de verdad quisieran promover el uso de internet, en vez de dar subvenciones y limosnas varias, tendrían que hacer lo que haga falta para que bajen los precios y que una conexión de ADSL no sea un artículo de lujo. Así como eliminar todo el entramado de publicidad engañosa, verdades a medias y mentiras enteras que rodea a todo lo que tiene que ver con este tipo de servicios.

Comentarios