Los LED RGB llegan al Todo a 100

Un LED es un componente electrónico capaz de producir luz. Desde hace años existen básicamente en colores rojo y verde, y se utilizan como pilotos indicadores del encendido de muchos aparatos eléctricos. Hace no demasiado tiempo se encontró la forma de tener LEDs de color azul, y al mismo tiempo se aumentó su capacidad de iluminación. Son lo que se conoce como LEDs superlumínicos. Ya no solo se utilizan como indicadores sino también para iluminación. Combinando las sustancias químicas en su interior se puede nfabricar de forma que produzcan cualquier tono de luz. Se han popularizado los LEDs de color blanco intenso (luz de luna) y el mercado se ha inundado de linternas de reducido tamaño que producen una luz brillante de color blanco puro y tienen las ventajas de los LED como son menor gasto de electricidad y mayor durabilidad entre otras. Es de suponer que a medio plazo los LED también se vayan imponiendo como solución de bajo consumo para sustituir a las bombillas tradicionales y a las lámparas fluorescentes en todos los ámbitos.

Teniendo LEDs superlumínicos en los tres colores básicos -Rojo, Verde y Azul- lo inmediato es ponerlos de forma que la luz se mezcle y se puedan producir todos los tonos de colores, de la misma forma que funcionan los píxeles de las pantallas de ordenador y televisión, el llamado sistema RGB. Y el próximo paso es integrar los tres LEDs de diferentes colores en un único encapsulado de plástico para ahorrar espacio y que las luces de distintos colores salgan del mismo sitio y no se vean por separado. Esto obliga además a tener un mecanismo electrónico más complejo que controle todo esto. Ya no solo hay que encender y apagar, sino graduar la intensidad de cada color de forma independiente para obtener el resultado deseado.

Existen en el mercado elitistas lámparas que mediante un mando a distancia permiten seleccionar el color de la luz. Los precios van por las nubes y todavía no son lo suficientemente fuertes como para iluminar una habitación con normalidad. También hay muchas aplicaciones que los usan en paneles de señalización, iluminación para discotecas, etc. Pero a la vista de lo que cuestan por ahora solo se quedan en las fotos de los catálogos.

Pero en el universo "Todo a 100" y "Super Oriental" nos ha llamado la atención haber encontrado ya una linterna que dispone de estos LEDs RGB y produce luz en diferentes colores. En un único soporte tiene una linterna normal con tres LEDs blancos, una antorcha con espejos con otros cuatro LEDs blancos, y además dos LEDs RGB auténticos (no tres con colores por separado) que producen una luz que va cambiando de color de forma suave o rápida a intervalos. No se puede controlar y se echan de menos algunos tonos de azul, pero por los 2 euros que ha costado no se puede pedir más.


Si estos LEDs RGB junto con los chips de control se popularizan a precios razonables, podemos esperar una avalancha de aparatejos con luces de colores igual que la que ya tenemos de linternas con luces blancas. Es un avance que no va a solucionar los problemas de la humanidad, pero por lo menos es bonito.

Comentarios