El Apatito de Titanio

Desde hace años llevamos sufriendo en casa cada verano los inconvenientes del calor. Hartos de probar con ventiladores, abanicos y cartones de distintas formas y tamaños para darnos aire, nos decidimos a instalar el aire acondicionado. Es un gasto que nos va a obligar a quedarnos un año sin vacaciones, pero esperemos que merezca la pena.

La primera decisión a tomar es dónde ir comprarlo. A la vista de los catálogos de los hipermercados podría parecer que un aire acondicionado es algo muy barato. Uno de estos aparatos con precios tan reducidos no sabemos si durará toda la vida o no llegará ni a septiembre, y las garantías en estos sitios son bastante poco creíbles. También habría que sumar el coste de la instalación, que lo tendrá que hacer un técnico buscado por nosotros... y si algo falla siempre será culpa de la otra parte. Otra posibilidad es acudir a los grandes comercios de la Costa del Sol o de Málaga capital donde hay precios razonables, pero cuando le digamos que tienen que venir a Ronda por nuestra maravillosa y espectacular red de carreteras ya empiezan las pegas y las complicaciones, y peor todavía en caso de posibles futuras reparaciones.

Sin más remedio, decidimos recurrir al comercio local tradicional. Tras preguntar a vecinos y conocidos encontramos la que parece ser la mejor empresa y allá que vamos lo antes posible. Sabiendo lo que ocurre con la instalación los aires acondicionados en verano, mejor no dejarlo para última hora. ¿Que tal en marzo? Antes de Semana Santa. Habrá tiempo suficiente.
Nos dirigimos a un comercio especializado en instalaciones eléctricas con muy buena reputación en la ciudad de Ronda. Allí nos atienden y gustosamente nos explican también que con un solo compresor exterior puede valer para más de una habitación, y por lo tanto pensamos en ponerlo en algún sitio además de en el salón.

Esquema de un aire acondicionado multisplit

No nos dicen ni una palabra sobre el precio. Barato barato como las alfombras de los moros, no hay de qué preocuparse. Es requisito indispensable para calcular el presupuesto que un comercial vaya a visitarnos a casa y vea como va a ser la instalación. Entonces nos harán distintos presupuestos con varios precios para que podamos elegir. Toman nota de la dirección y nos visitarán lo antes posible.

Pasan los días, y las semanas, y marzo, y abril... En sucesivas visitas a la tienda nos informan de que tienen mucho trabajo y están un poco liados, pero que no nos preocupemos, que hay tiempo. Que están al venir los nuevos equipos para la nueva temporada y los precios han bajado, que no hay motivo para correr, desde aquí al verano hay tiempo.

El último día, amenazando con ir a otro sitio a encargar el aire acondicionado, da la casualidad de que el comercial estaba allí en ese momento y le llaman para que nos salude... Su urbanización ya la conozco, allí hemos instalado muchos. Si no han modificado la distribución de las habitaciones del piso no hace falta ni ir a verlo, son todos iguales. Pero por ser ustedes esta tarde voy y nos aseguramos de como es el sitio y de como lo vamos a instalar.

A la tarde vino. Alfombra roja en el pasillo. Estuvo viendo el piso y la terraza y quedamos de acuerdo en que el mejor lugar de ponerlo era donde ya habíamos pensado nosotros. Decidido esto ahora viene el tema de las marcas. Nos ofrece la marca A que es muy buena porque sale en la tele, y la marca B que también es buena, pero que tiene solo dos años de garantía y después su servicio técnico es especializado en sus reparaciones. La marca A tiene un ojo inteligente para encenderse y apagarse automáticamente, tiene apatito de titanio que es algo buenísimo, funcionará perfectamente en temperaturas extremas de frío y calor y está garantizada por cinco años. La marca B es algo más sencillito. ¿Y de cuanto es la diferencia de precios? Bueno... yo de precios no le puedo hablar, ni siquiera darles una idea, porque [aunque soy el comercial] no los sé. Necesito calcular el presupuesto. Les haré cuatro: Marca A individual y multisplit, y marca B individual y multisplit. A pasar del interés que demostrábamos por poner el aire acondicionado también en la habitación, se ve que no nos vio con cara de tener suficiente dinero como para pagar el equipo doble. Cuando pase una semana por favor pasen por la tienda y le daremos los presupuestos. En cuanto lo acepten venimos a instalarlo.

De la marca B tenemos en casa la nevera y una cafetera eléctrica bastante inútil. La marca A no nos suena de nada, es especializada en climatización. Desde ese momento comprobamos que efectivamente sale en la tele catorce veces al día, y especialmente en las secciones de deporte de los informativos. En el anuncio sale una gente muy guapa en un chalet de lujo diciendo que el aire acondicionado marca A es buenísimo porque tiene apatito de titanio. Nuestras no-vacaciones van a servir para financiar el telediario de Antena 3 y las broncas en directo de Mariñas o el Conde Lequio.

Pasada una semana y pocos días más, vamos a la tienda a recoger los presupuestos. A ver cuanto vale el apatito de titanio. No están hechos, el comercial se ha ido de vacaciones. Otro día hay un fallo informático, otro día tienen que comprobar nuestros datos para ver si no se ha perdido la nota. Los días pasan y el tiempo para ir a otra tienda y pedir otro presupuesto definitivamente se agota ante la llegada inminente del verano. Después de vernos allí día tras día pidiendo lo mismo, nos aseguran como un favor especial que esta tarde estarán los presupuestos.

Llegamos allí a la tarde y nos reciben con un tocho de fotocopias llenas de números como si fuéramos a climatizar un rascacielos. La secretaria nos comenta que han tardado más porque han cambiado las referencias de los aparatos marca A, que este año son todavía más modernos y eficientes. Los de la marca B son iguales que los del año anterior. Ahora viene el susto. La marca A es el doble de cara que la marca B. Y lo peor, los equipos multisplit salen más del doble de caros que instalar dos equipos individuales. O sea, que nos lo pensemos. Y rápido porque va a venir la avalancha y quisieran atendernos lo antes posible.

Bueno. A la vista de los presupuestos directamente nos conformamos a pasar calor en la habitación. Tendrá que ser un equipo individual en el salón y nada más. Ahora queda la duda entre la marca A y la marca B. El precio que nos han dado de la marca B es poco mayor que el de las ofertas de los hiper, pero si nos están dando a entender que funciona fatal y va a estar averiado un día sí y otro también... mejor decidirse por la marca A con su apatito de titanio. Con la ayuda de google desciframos los códigos y referencias y comprobamos que efectivamente corresponden a los distintos elementos de los aparatos de aire acondicionado marca A, y que los precios que nos han dado, después de todo, no están demasiado inflados, solo un poco.

Ir a pedir presupuesto a otra tienda ahora ya es impensable. Si volvemos a empezar el proceso y tardan otros tres meses en atendernos, se pasará el verano sin tener el aire acondicionado. Como último intento preguntamos si no hay una marca intermedia, más barata que la A y menos mala que la B. Nos dicen que puede ser... que habría que consultar a los almacenes... pero que ahora la mayoría están cerrados... que por lo menos hasta agosto... que su servicio técnico ya no se hace cargo de otras marcas porque no tienen piezas... mientras que si nos decidimos por la A o por la B nos lo instalan en esta semana.

Pues nada. Marca A individual en el salón. Adiós a las vacaciones de este año y del que viene.

Hay que pasar por el aro. Después mucha gente nos dice que son técnicas habituales del comercio tradicional. Ofrecer solo dos alternativas siendo una muy mala para que nos veamos obligados a comprar lo más caro, tratarnos como clientes especiales aunque sea la primera vez que vamos, y alargar los plazos de todo para tenernos entretenidos y que no nos decidamos a ir a otro sitio, donde lo harían igual o peor. Este presupuesto se podía haber hecho en una tarde, todos los pisos son básicamente iguales.

Pasan la orden de instalación a los técnicos. A lo largo de la semana que viene (ya no es esta semana) nos llamarán para decir cuando van a ir y que nos de tiempo a quitar los muebles del sitio. A la siguiente semana llamamos y nos cuentan que tienen mucho trabajo. Dos hoteles y muchos chalets... que en la semana que viene seguro que nos llaman. Que todavía no está haciendo mucha calor en Ronda y vamos bien de tiempo.

Un día de finales de junio ya con el hombre del tiempo anunciando la canícula, tocan al portero automático. Por fin es un electricista con su mono azul. Vendrá a decir que mañana vienen a montarlo... Que va... Que van al coche a buscar el material. Por favor desalojen el salón. Comienzan las olimpiadas de instalación del aire acondicionado.

En cinco minutos llegan cargados de cosas. Unidad exterior, unidad interior, tuberías, cables, soportes y herramientas. Mucha prisa. En esta semana ya han montado tres de este mismo modelo, y cuando terminen aquí se tienen que ir a montar otros tantos. Se están vendiendo muchos, salen muy buenos. Debe de ser que como son tan buenos se instalan protegidos en patios interiores y galerías subterráneas, porque por las fachadas de las calles de Ronda apenas hemos visto media docena de esa clase después de mucho mirar y rebuscar.

Siguiendo un proceso perfectamente calculado y a toda prisa desembalan todos los paquetes y empiezan a extender las tuberías por la casa. Con notable precisión hacen los agujeros en las paredes sin que caiga escombro a la calle. Ponen los soportes, conectan los cables y lo tapan todo con canaletas de plástico y silicona. Después de haber tardado los burócratas tres meses en escribir unos papelitos nadie diría que estos han tardado solo tres horas en instalar algo tan complicado. Aunque con tanto correr se hayan subido encima de los aparatos, cuidado que vas a romper el apatito de titanio que debe estar por ahí dentro.

Esta imagen no es original, lleva años circulando por internet.
CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MUY PARECIDO

Lo único triste de esta historia es que en Ronda y en el siglo XXI alguien tenga que arriesgar su vida para conectar las tuberías de la unidad exterior en la fachada del edificio con más de medio cuerpo fuera de las ventanas. Que una empresa que presume de hacer instalaciones eléctricas en alta montaña con helicópteros no sea capaz de usar algún tipo de grúa para poner los aires acondicionados en los pisos altos donde no se alcanza con escaleras.

Terminada la instalación nos explican como funciona. Sacan el mando a distancia. Con lo que ha costado tendría que estar bañado en oro y tener incrustaciones en piedras preciosas, pero en vez de eso es de plástico gris más feo que el del DVD del hiper y con unos cuantos botones. Uno para encenderlo y apagarlo, otro para subir y bajar la temperatura, otro para decidir si las aletas interiores de la unidad interior van a oscilar o no, y otro para ajustar el giro del ventilador, que a poca velocidad apenas hace ruido. Para lo demás lean el manual de instrucciones.

Un libro arrugado en blanco y negro dividido en 8 idiomas con abundantes errores de traducción o de mecanografiado. Esto no lo enseñan en el anuncio de la tele. Allí se habla de cosas muy sofisticadas como el fluido refrigerante, la bomba de calor o la apertura de las rejillas transversales de los ventiladores. También del ojo inteligente. Un ojo de plástico blanco, sin pestañas ni nada, con un detector de movimiento que sabe cuando entramos y salimos para ajustar la temperatura de funcionamiento y conseguir un rendimiento óptimo. Pero no será tan inteligente porque, según pone en el propio manual, es normal que se active si pasan perros y gatos, o por el movimiento de las cortinas.

Comprobado que todo funciona tras dos o tres días nos dirigimos a la tienda con la dolorosa misión de pagar la factura. Formalizamos la garantía que no era de cinco años, sino de cuatro. Nos debimos de enterar mal. Vamos a pagar ahora mismo, sin créditos ni financiación ni nada y preguntamos si por este motivo nos harán algún descuento. Nos informan de que ya tenemos aplicado un descuento en el presupuesto. A la vista del revoltijo de letras y números que hay en los folios que nos dieron, entendemos que efectivamente hay descuentos del 20% y 30% aplicados en cada concepto individual. Vamos, que si no son tan buenos y no nos hacen este descuento tenemos que vender el piso para pagar el aire acondicionado. En plan de broma nos dicen que nos rebajarán los céntimos de pico que había en el presupuesto. Cuando acudimos al banco para pagar la factura, evidentemente no solo no hay ningún descuento porque todo esta calculado informáticamente a partir del presupuesto, sino que también Unicaja nos alaga con una de sus simpáticas comisiones por hacer la transferencia.

De vuelta a casa dejamos la apasionante lectura del manual repleto de funciones inútiles que hemos pagado pero no vamos a usar, y nos limitamos a encender y apagar nuestro moderno aire acondicionado pulsando el botón cuando nos hace falta. Sencillamente. Como no vamos de vacaciones, nos pasamos el verano entero en el piso abriendo y cerrando puertas para que no se escape el frío. Como era de esperar sólo enfría el salón. En las habitaciones tenemos que seguir usando los sistemas de climatización tradicionales como son ventiladores de pilas, cartones y abanicos.

Pasa el verano, la feria de septiembre y por fin se acaban los días de calor. Ya no necesitamos el aire acondicionado hasta el invierno. Van a ser dos o tres meses sin usarlo. Es el momento de limpiarlo para que siga funcionado bien y nos dure muchos años. Recuperamos del olvido el manual de instrucciones y leemos la sección de mantenimiento. Limpieza de los filtros de apatito de titanio. Son unas parrillas de plástico situadas bajo el frontal de la unidad interior. Procedemos a desmontarlas siguiendo las instrucciones y las sacamos para limpiarlas con el aspirador.

Uno de los filtros de apatito de titanio

Encontramos que toda la superficie está cubierta por una fina tela metálica brillante, y que solo en una fina división transversal hay otra pieza superpuesta que contiene en su interior algo etiquetado como “Apataito”. Eso debe de ser el famoso apatito de titanio. La característica estrella de nuestro aire acondicionado. Es una especie de balleta de fregar los platos con agujeros hecha de esa sustancia mágica que nos protegerá de malos olores, ácaros, bacterias, etc...

Visto esto nos preguntamos si habrá pelusas con mala suerte que lleguen al filtro justamente a esa pequeña zona ocupada por el sofisticado apatito de titanio y queden atrapadas, aromatizadas, etc... y otras pelusas con buena suerte que lleguen por la superficie normal cubierta de humilde tela metálica y pasen con más facilidad como si nada. Cuestión de suerte.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Si es que el apatito no es tal, ¡¡es el aparatito!! y no es titanio es ¡¡gitanio!!.
Laurentino ha dicho que…
En mi caso, el vendedor de El Corte Inglés propuso poner una botella para recoger el agua que destila el aparato interior. Agua que luego podría ser utilizada para regar las plantas... baja en cal. Alta en nicotina si fumas en el salón. En fín que los de Daikin se toman la molestia de poner filtros de apatito de titanio y los de Isidoro con su titánico apetito lo único que piensan es en facturarte unos costes de instalación que suponen más que el coste de la tecnología. En fín, tambien trago, como tú, y viene el instalador, que me deja la mitad por mi cuenta y, por cierto, los filtros de apatito de titanio los dejó en unas fundas de plástico junto con el manual de usuario del equipo. He pensado que quizás lo hizo buscando el bien para nosotros por si esto del titanio es cancerígeno. Suerte, parece que no, pero si en vez de titanio pones en el Google apatito de caznio, que me parece que es la otra versión, se te quitan las ganas de encender el parato.

Manda güevos.
Laurentino ha dicho que…
Perdón no es caznio es apatito de amianto.
David Peña ha dicho que…
Una explicación (en inglés) del filtro de titanio + apatita (titanium apatite) http://www.explainthatstuff.com/how-photocatalytic-air-purifiers-work.html
https://en.wikipedia.org/wiki/Titanium_dioxide#Photocatalyst