Google Chrome. Primeras impresiones

El día de ayer nos sorprendió con la noticia de la aparición de un nuevo navegador de internet desarrollado por Google.



Tras haberlo instalado y probado a lo largo de hoy, esto es lo que nos ha parecido...

El proceso de instalación es muy agresivo. Tras descargar de internet un archivo que solo pesa 475 KB, el programa de instalación se conecta a internet y descarga los archivos. Esto no se advierte en ningún momento y puede resultar un callejón sin salida para usuarios de conexiones lentas. ¿Cuanto va a tardar? ¿Cinco minutos o una hora? ¿O dos?

En ningún momento sabemos cuanto ha ocupado esta descarga, pero a la vista de lo que pesa el programa instalado pensamos que mucho. Cerca de 90 Megas es más de el doble que Firefox y demasiado para un navegador con tan pocas funcionalidades.

Tampoco se nos preguntó en qué lugar se almacenan los archivos. Después de buscar por nuestra cuenta los encontramos en una carpeta de usuario, muy lejos de "archivos de programas" que es donde estamos acostumbrados a que se instalen todos los programas. Y también nos instala sin preguntar un programa residente que se iniciará cada vez que inicie windows para comprobar las actualizaciones. Ocupará muy poco y será muy rápido, pero ya tenemos otra cosa más ahí funcionando en segundo plano siempre.

Nos sorprende la rapidez con la que se inicia el programa. Es algo instantaneo, en comparación con el "rato" que tarda Firefox en abrirse algunas veces. La página de inicio mostrada resulta bastante útil. Presenta miniaturas de nueve páginas vistas recientemente, cuadros de búsqueda y enlaces al historial y marcadores recientes.

La velocidad de carga de las páginas, según dicen, es más rápida sobretodo en las que hacen uso intensivo de javascript como las modernas aplicaciones web. No hemos usado un cronómetro para comprobarlo pero a la larga se tiene que notar. La navegación de incógnito puede resultar útil en determinadas situaciones. Encontramos un inspector de elementos bastante conseguido, aunque solo será de interés para desarrolladores de páginas web y usuarios con un mínimo de conocimienos técnicos.

De cara al usuario común ahí terminan las características novedosas del navegador Chrome. Es algo demasiado simple y cerrado. No da la posibilidad de instalar extensiones ni de configurar demasiadas preferencias de usuario. Todo muy rígido. No me imagino a google permitiendo que con su navegador se pueda bloquear la publicidad de sus páginas igual que ahora hacemos con Firefox, aunque al ser código abierto todo se andará.

Todavía Chrome está en fase beta de lo que será la versión 1.0. Es de suponer que con el paso del tiempo se adapten a las necesidades de los usuarios con constantes actualizaciones y revisiones igual que ocurre con los otros programas y páginas de google. También se integrará con otros productos de Google que ya existen y son poco usados como Google Desktop, o con otros que irán apareciendo en el futuro. Debe de ser una estrategia distinta a la de Firefox que parece que se va a quedar para usuarios más técnicos que saben como personalizarlo para adaptarlo al máximo a sus necesidades y sacarle el máximo partido.

No sabemos lo bien que le vendrá a Microsoft la aparición de este nuevo navegador. Divide y vencerás. Ahora que Firefox iba ganándose una cuota de mercado apreciable habrá un porcentaje de sus usuarios que se pasarán al Chrome solo por que lleva el logotipo de Google.

Comentarios