Firefox 11. Primeras impresiones

Nueva versión de nuestro navegador favorito, que en su escalada de números de versión para tenerlo tan grande como los otros, se ha renovado esta semana con algunos cambios interesantes.

Además de las correcciones de errores y las mejoras internas para conseguir aumento en la velocidad de proceso, se han introducido varias herramientas destinadas a los desarrolladores de páginas web.
Pulsando la combinación de teclas Mayúsculas+Control+I se accede a un nuevo inspector de objetos donde se puede ver claramente en qué lugar de la jerarquía o estructura del código HTML de la página está el objeto que nosotros seleccionemos. Han añadido una opción para moverse por la página en una vista 3D donde los distintos objetos se van apilando. Se puede comprobar como las páginas que han sido hechas "artesanalmente" escribiendo directamente el código tienen una estructura más plana, mientras que las que dependen de programas de autoría (Dreamweaver, Frontpage...) o hacen uso de plataformas complejas como este blog alojado en blogger, llegan a tener una estructura 3D con forma de verdaderas torres de elementos anidados.

Por otro lado, se ha añadido un editor de estilos (Mayúsculas+F7), que permite seleccionar algún objeto de la página y cambiarle o asignarle propiedades CSS, viendo instantáneamente lo que le ocurre. Estos cambios no son permanentes y se perderán al recargar la página. Si queremos conservarlos habrá que copiarlos y añadirlos a los códigos fuente.

Como desarrollador web, no encuentro mucha utilidad a estas herramientas. El efecto 3D es más vistoso que otra cosa, aunque suponemos que en futuras versiones se le irán añadiendo funcionalidades. El inspector de objetos y el depurador CSS también son agradables de ver, pero no ofrecen nada que no tengamos en la extensión Firebug, muy popular entre la comunidad de desarrolladores web y con un diseño más funcional.

Un inconveniente es que estas herramientas vienen "de serie" con el navegador para todos los usuarios, independientemente de que muchos de estos no sean programadores y no las vayan a usar nunca, aumentando el tamaño y la complejidad del programa. Quizás hubiera sido más lógico distribuirlas en forma de extensión y que las instale sólo quien las vaya a usar.

En el interfaz del programa sí han introducido esta vez un cambio agradable y sencillo que se echaba de menos desde siempre. Cuando abrimos una imagen a partir de ahora la veremos centrada y sobre un fondo gris oscuro, en vez de verse arrinconada arriba a la izquierda. No aportará mucho a la historia de internet pero es más vistoso.

Si todavía no usas firefox, cada vez hay más motivos para probarlo
http://www.mozilla.org/es-ES/firefox/

Comentarios