Un año de documentales en la TDT

En estos primeros días de enero se cumple un año de la apertura de la cadena de televisión Discovery Max, a la que posteriormente siguieron otras como Energy y XPL. Esto ha sido un cambio sustancial en la TDT donde desde sus inicios hemos tenido un número grande de cadenas, pero nunca hasta ahora se dio importancia a los espacios de divulgación.

De Discovery Max se esperaba mucho y no nos ha defraudado. Tras unos principios en los que se nos intentó evangelizar con temas tan extraños como tatuajes generalizados, grandes pasteles, moteros peludos o monstruos asesinos, parece que poco a poco han ido sintonizando un poco más con los gustos del público español y la programación actual es más variada y no nos da tanta dentera. Hay mucho donde escoger. Nuestra serie favorita desde el principio fue Así se Hace, y ya la han repetido siete pares de veces, pero van apareciendo otras por el estilo que pueden ocupar su lugar. También la oferta de ciencia y astronomía está dignamente cubierta en los últimos meses haciendo que este canal de documentales se parezca bastante a lo que esperábamos.
La publicidad, precio a pagar por ver televisión en abierto, sigue estando dentro de unos límites razonables. Aunque la insolencia de Danone salpica a esta cadena igual que a las otras, y los casinos en línea aparecen demasiado, se nota que hay menos teletienda y los cortes publicitarios no duran un cuarto de hora. La puntualidad es buena y no hay interrupciones de programación especiales o cambios constantes. Si no fuera por lo de encadenar capítulos o temas hasta empacharnos parecería que esta cadena no fuera española.

Energy fue la segunda cadena de documentales en aparecer. Del grupo de Telecinco tiene una programación más caótica que Discóvery, pero todavía se puede asumir. Las series del primer momento se fueron diluyendo y ahora nos encontramos con gente que subasta trasteros con puertas iguales, timadores, ladrones que roban casas, o embargos a lo bestia. Sería lo próximo que sufriremos en España para ejecutar las hipotecas de los bancos sin recurrir a la policía. La cadena sigue adelante con documentales cutres de América. Lástima que un grupo empresarial que presume de ser tan grande no se decida a hacer documentales de producción propia.

Por último La Sexta nos sorprendió con XPL o Explora, canal que vino a sustituir a La Sexta 2 y se pasó todo el verano enseñándonos leñadores cortando árboles y camioneros pasando sobre pistas de hielo. Ya por fin estas series se acabaron y ahora intentan encontrar algo para poner. Lo que no sabemos es si pretenden que veamos su cadena o que cambiemos rápido, porque poner enfermedades embarazosas con todo detalle y de cerca a la hora de cenar es un poco repugnante. Cualquier otra cosa es mejor. A ver cuanto dura esto, o pondremos su número de canal cada vez más al fondo de la lista.

Con estas tres cadenas de documentales y algo más que vamos encontrando por ahí, ahora podemos encontrar algo que ver en la tele a cualquier hora, y no tener que resignarnos a tragar telebasura. Dedicar nuestro tiempo libre a ver televisión es por muchos motivos una locura, pero en momentos donde no hay más remedio por lo menos podemos tocar una tecla del mando y ver algo mínimamente inteligente en la televisión.





Comentarios