Por qué odiamos tanto a Softonic

Antes que nada vamos a presentar al monstruo. La página que se ha convertido en el enemigo público número dos de muchos internautas. Se trata del portal www.softonic.com. Es una conocida página de web que se dedica a clasificar programas informáticos y facilitar su descarga. Para cada aplicación hay un análisis descriptivo, detalles técnicos, instrucciones de instalación, capturas de pantalla, valoraciones, etc. Además en el portal se pueden encontrar diferentes blogs y foros dedicados al mundo del software.

Es una empresa española bastante antigua que muchos de nosotros conocimos incluso antes de llegar a usar internet. Hace años era habitual que las revistas de informática tradicionales se vendieran junto con uno o varios CD-ROM de instalación de programas, y muchas veces la empresa encargada en confeccionar estos discos era la propia Softonic.

Ya en internet, nos encontrábamos con que softonic era y es una de las páginas de referencia para descargar programas y para informarse sobre sus características. Su amplio catálogo nos facilitaba mucho las cosas a la hora de buscar cualquier cosa con seguridad sin enfrentarnos a la jungla de shareware y freeware comercial que era internet hace unos años.

Para que todo esto funcione así de bien, hace falta que detrás haya un buen grupo de profesionales escribiendo las descripciones, los blogs, y organizándolo todo. También la empresa querrá ganar algo de dinero. A parte de la publicidad existente en el portal y los acuerdos con los desarrolladores de software, su modelo de negocio ha venido siendo registrar usuarios de pago que por una módica cuota mensual o anual obtenían acceso a ciertos contenidos exclusivos y ventajas técnicas en las descargas de los programas como mayor velocidad.

Esto parece que no termina de convencer a los sufridos internautas españoles, que no queremos pagar dinero por descargar cosas que encontramos en internet gratis, y la organización ha tenido que cambiar sus fuentes de ingresos.


Una de sus medidas para recaudar más a base de publicidad ha sido sustituir los enlaces a las descargas de los programas por un instalador suyo propio que nos va guiando durante el proceso de descarga. Al mismo tiempo se nos va sugiriendo la instalación de una serie de programas poco recomendables como barras para los navegadores o falsos antivirus que se instalarán en nuestro ordenador para meternos más y más publicidad. Este proceso está pensado para ser muy confuso y que los usuarios novatos acepten la instalación de todas estas maravillas casi sin darse cuenta. Los usuarios más avanzados también tendrán que prestar bastante atención a los botones que tocan y las casillas que marcan para no caer en las trampas, teniendo en cuenta que el proceso va cambiando y cada vez es un poco diferente.

Hasta aquí todo normal. Una trama publicitaria agresiva y desleal que deja la credibilidad del portal por los suelos, y más teniendo en cuenta que los antivirus empiezan a detectar a este instalador como software malicioso.



Pero la gota que está colmando el vaso y la paciencia de muchos es que las páginas de softonic están posicionándose muy bien en los resultados de Google para cualquier búsqueda que tenga remotamente algo que ver con programas informáticos. Ahí está softonic copando no solo el primer resultado sino fácilmente los cuatro o cinco siguientes con enlaces que muchas veces llevan a un índice interior de softonic con un listado inmenso de palabras clave que no aportan gran cosa.

Los que tenemos un mínimo de interés por el posicionamiento en buscadores (SEO), sabemos lo difícil que es aparecer en los primeros resultados de Google, y lo fácil que es saltarse alguna norma como contenido duplicado o páginas de pasarela y que Google te bloquee y te quite de en medio. Se nos hace raro que una determinada página esté tan omnipresente en las búsquedas, y usando técnicas poco claras. Hace no mucho tiempo ocurría lo mismo con las páginas de Hispavista que siempre estaban las primeras en Google y si entrabas no encontrabas más que indices absurdos que te conducían a más índices absurdos, todo ello rodeado de publicidad por los cuatro costados. Parece que la condescendencia de Google con las empresas de publicidad en internet están empezando a perjudicar también la calidad de sus resultados y su credibilidad.

Ante este panorama, cada vez son más los usuarios que se interesan por cómo bloquar a determinadas páginas de los resultados de Google. Hay medidas tan drásticas como meter a softonic en el archivo hosts para que no se pueda acceder a sus páginas de ninguna forma, y otras más razonables y moderadas como intentar quitarle de los resultados de las búsquedas usando adBlock o determinados filtros y extensiones. Sea como sea, el hecho de que los usuarios de internet, que cada vez somos más flojos y cómodos, nos pongamos activamente a bloquear a una página web tendría que ser motivo para dar que pensar a sus dueños.

La nueva tendencia de que los programas de ordenador y dispositivos móviles se instalen directamente desde las "tiendas" de los propios sistemas operativos, en vez de tener que "salir a buscarlos" por internet, puede poner las cosas difíciles a los portales de descargas como softonic. Y al mismo tiempo si usan estas marrullerías y este spam omnipresente en Google, pueden perder toda la buena fama que se habían ganado. Los usuarios más antiguos podemos seguir apreciando su buen hacer en cuanto a la clasificación de programas y seguir entrando voluntariamente a softonic para informarnos sobre algo cuando lo necesitemos, pero los más nuevos sólo le van a reconocer como "esa página que me instaló el virus en el ordenador".


Lo peor de la historia es que softonic no es el único que se une a esta moda tan controvertida para sacar dinero liando a los usuarios. www.sourceforge.net es otro referente en alojamiento de proyectos completos de desarrollo de software libre. A lo largo de muchos años se ha ganado el prestigio suficiente como para que muchos pensáramos que "si algo está en sourceforge, es de confianza". Desde hace poco tiempo están usando instaladores similares a los de softonic, que en el momento de descargar los programas de software libre te pueden inundar el ordenador de publicidad y cosas chungas. Ya son varios los proyectos conocidos que han abandonado la plataforma. A ver si cambian de táctica y dentro de un tiempo no tenemos que escribir aquí otro artículo de "Por qué odiamos tanto a Soruceforge".


Comentarios

Joel ha dicho que…
Mucha verdad. Mucha verdad.
paola ha dicho que…
a mi nunca me deja bajarme bien los programas esa página.. encima, tuve que bajarme un antivirus mucho mas fuerte porque una vez baje un libro por ahí y se me lleno de virus.