Arreglando frigoríficos sin reparar en gastos

Desde hace un tiempo venimos observando como nuestro congelador "No-Frost" viene produciendo cada día una lámina de hielo bastante espectacular. Hartos de estar cada noche sacando nieve decidimos llamar al servicio técnico oficial de la marca, donde nos dan la solución con rapidez. Hay que cambiar esta pieza.



Es una especie de bandeja que recoge el hielo y mediante una resistencia lo derrite y deja caer el agua a un depósito en el exterior, donde se evaporará.
La avería era bastante simlpe. Se ha partido una esquina del plástico de la carcasa y el agua se derramaba en el interior del congelador formando una incesante cascada de hielo.
Ni a los componentes metálicos ni a las partes eléctricas de la resistencia que se ve en la foto superior les ha ocurrido nada. Una simple grieta en la bandeja de plástico ha sido motivo suficiente para tener que cambiar el bloque entero. Obsérvese también que ambas piezas son totalmente independientes, no están ni siquiera atornilladas.



Precio de una carcasa de plástico como la que estaba rota, más precio de una resistencia metálica tan nueva y funcional como la anterior, más servicio técnico oficial, más desplazamientos, más IVA: 200 Euros mal contados.
Y toda esta cosa metálica que sí funciona, la tiramos a la basura. Por muy limpio que sea el punto limpio, más limpio estaría si no nos obligan a tirar cosas que sirven y a pagar por ellas de nuevo.

Comentarios