Si presentas programas, no conduzcas

Mucho tiempo ha pasado desde que allá por los años 80 Stevie Wonder nos advirtiera de que beber y conducir no son compatibles. Después llegaron los teléfonos móviles y ni Stevie Stevie Wonder ni nadie nos logra convencer del todo de que hablar mientras se conduce tampoco es buena idea. Y mucho menos leer y escribir en el Whatsapp.

Pero siempre vamos un paso más allá. Cada vez está más de moda ver en la televisión -los que seguimos viendo semejante cosa- como los presentadores hacen su tarea al volante de un coche en movimiento, o bien entrevistan al conductor con total normalidad. "Ya vamos llegando al barrio marginal de tal sitio", o "mira lo peligroso que es este tramo de carretera" son conversaciones habituales en reportajes de informativos o de programas de investigación donde parece que de esta forma pretenden hacer más creíbles sus historias.

Si está demostrado que se pierde atención al hablar por el móvil con un conocido, mucho peor será estar recordando un guión o pensando las respuestas a lo que te preguntan cuando te van a ver cientos de miles de personas. Cierto es que estos comportamientos tienen lugar en un número muy reducido de situaciones, no va todo el mundo por ahí concediendo entrevistas al volante, pero por lo menos para dar ejemplo...

Comentarios