¿Por qué todos los chips son cuadrados?

Los chips están presentes en el interior de todo tipo de artilugios electrónicos. Independientemente de sus sofisticadas prestaciones técnicas, una de sus características principales es su forma cuadrada o rectangular. A pesar de que los fabricantes de hardware cada vez se esmeran más en el diseño interior y el colorido de los equipos, las placas de circuitos, los disipadores, etc, no hemos evolucionado mucho en la apariencia exterior de los chips.


El principal motivo de este inmovilismo no es otro que las necesidades técnicas del proceso de fabricación, una tarea especialmente delicada y llevada a cabo en una sala blanca libre de toda contaminación. Allí se imprime sobre una oblea de silicio el diseño del circuito electrónico de un lote completo de chips a una escala pequeñísima. Y el punto clave de la forma cuadrada es que a continuación tendrán que recortar esta oblea y separar cada microprocesador individual. Lo más cómodo es trazar líneas rectas de corte y por eso se obtienen cuadrados y rectángulos. También resultaría poco práctico recortar otras figuras y dejar entre medio huecos sin usar en la valiosa lámina de silicio.

Si los fabricantes quisieran producir chips de otras formas más caprichosas también podían modificar la forma del encapsulado exterior, independientemente de que el circuito interior del chip siguiera siendo cuadrado. Pero resultaría poco eficiente alargar artificialmente la longitud de los conectores por dentro del soporte para alcanzar los bordes.

Y esto al mismo tiempo sería un quebradero de cabeza para el ensamblaje de las placas de circuitos ya que en algunos casos las dimensiones de los chips y la separación de las patillas de conexión están normalizadas. Imagina que tuvieran que existir unas placas de prototipos para chips triangulares, otras para chips en forma de media luna y otras para chips en forma de estrella de cinco puntas.

Comentarios