Visitamos la Exposición de Playmobil. Una Ronda de Clicks

Ya hemos tenido ocasión de visitar la exposición sobre Playmobil, una Ronda de Clics, que está abierta hasta el 2 de noviembre en el Círculo de Artistas de nuestra ciudad. Como era de esperar, ha sido una experiencia bastante entretenida. En la amplia sala, situada en la primera planta del Casino de Ronda, podremos ver montados una docena de dioramas o maquetas de grandes dimensiones construidos íntegramente con piezas y elementos de este tradicional juguete. Hay que apreciar la complejidad y la gran imaginación que han tenido que usar quienes han montado las escenas, que lejos de limitarse a amontonar cosas en una vitrina están formadas por un sinfín de edificios, vehículos y personajes totalmente coordinados. Cada cosa tiene su sentido y todos los escenarios están llenos de detalles curiosos como para pasarse horas descubriéndolos.


La Exposición se complementa con una pequeña tienda de artículos relacionados con Playmobil donde además de algunos sets de la conocida marca alemana se pueden encontrar incluso joyas con las formas características de los clicks. También se pone a disposición de los visitantes un lugar donde hacerse fotos. Los dos euros que vale la entrada serán destinados a un proyecto solidario, y entre todos los que rellenen sus datos y la depositen en una urna se sorteará un lote de juegos de Playmobil.

Playmobil ha sido sin duda uno de nuestros juegos favoritos de cuando eramos pequeños, sólo por detrás de Tente, Exin Castillos y las cajas de cartón en el patio. Entonces Lego todavía no era demasiado habitual en estas tierras. Nos llama la atención reconocer en esta exposición muchos de los elementos de Playmobil con los que pudimos jugar de pequeño, especialmente los relacionados con los castillos medievales, que han dejado de ser fabricados en la actualidad.


Los dos grandes dioramas que presiden esta exposición están construidos con piezas del llamado sistema "Steck" que permiten montar castillos y edificios medievales a partir de módulos simples como paredes, columnas, suelos, tejados, etc y están fabricados con un plástico especial texturizado y sin brillo que les da un aspecto muy realista de piedra o madera. Su acople en forma de retícula permite levantar edificios con formas muy irregulares dejando vía libre a la imaginación. El sistema permite recrear a la perfección también las estancias interiores de los castillos, que en esta exposición están repletas de detalles para descubrir a través de dos grandes paredes abiertas con soportales.

Un complemento de lujo para los castillos de Playmobil son las casas de estilo alemán con paredes de entramado de madera, varias de las cuales se pueden ver en uno de los dioramas. Playmobil ha dejado de fabricar todos estos elementos clásicos de gran valor y los ha sustituido por otra gama de castillos con posibilidades de montaje mucho más limitadas ya que están formados por  piezas más grandes que son difíciles o imposibles de combinar de otra forma diferente a la prevista en la caja.

Como hemos dicho, el centro de esta exposición está ocupado por dos dioramas de castillos. Uno de ellos está dedicado a su época medieval original y está repleto de caballeros, campesinos y detalles característicos de aquellos tiempos. En el otro diorama veremos también un castillo enorme del mismo estilo, pero su ambientación es totalmente contemporánea. Encontraremos un contenedor de basura en la puerta y por dentro habrá albañiles con andamios, buscadores de restos arqueológicos o visitantes turísticos. Ambos edificios tienen una complejidad muy grande con patios interiores, torres, pasadizos, etc distribuidos en diferentes cinturones de murallas y con amplios espacios abiertos y vegetación.

Pero la Exposición no se limita a los castillos, ni mucho menos. Otro diorama de grandes dimensiones que merece la pena observar con detalle está ambientado en la época victoriana. Casitas de lujo de Inglaterra de finales del siglo XIX. Playmobil también tiene una serie dedicada a este tema y los diseñadores de la Exposición la han usado para montar un barrio de este estilo con calles donde las verjas recuerdan a los primeros tramos de la Avenida Victoria, como su propio nombre indica, o a la Calle de Yáñez Fajardo, recientemente elegida como una de las calles más bonitas de Ronda. En medio de este laberinto de verjas y jardines podremos encontrar un parque, coches de caballos y personajes de todo tipo. En otra calle de edificios similares pero de menor dimensión se ha montado una procesión de Semana Santa para dar a la Exposición un poco de estilo rondeño. También es muy de aquí una amplia porción de sierra poblada de árboles de Playmobil por la que está pasando un ejército de soldados del siglo XVIII o principios del XIX que intenta localizar a unos bandoleros camuflados entre pastores y corrales de ovejas.



La antigüedad sigue presente en la Exposición con un rincón dedicado a la construcción de las pirámides egipcias, pero sobretodo con un amplio escenario dedicado a la época romana. Allí encontraremos varios edificios con las clásicas columnatas, en cuyo interior habrá escenas ambientadas en esa época como un mercado o un balneario. En el centro destaca el circo romano. No es una plaza de toros, que nadie intente vendernos esa idea, ya que tiene los gladiadores con los leones y todo.

Una parte de época indeterminada de la Exposición es la dedicada a las princesas. Al igual que casi todas las marcas de juguetes, Playmobil también tiene una serie de sets un poco sexista de color rosa pensados exclusivamente para las niñas. Lo que se puede construir con las piezas de este estilo son una especie de palacios con estancias abiertas al exterior donde sus habitantes parecen estar en un éxtasis de fiesta permanente conviviendo con unicornios, caballos alados y cosas por el estilo. Los módulos que forman estas construcciones son de factura reciente, por lo que los montadores de la Exposición no han podido hacer grandes milagros en lo que a edificios se refiere, pero la ambientación sí está perfectamente cubierta con un gran número de personajes y detalles por encontrar.



Otra sección importante de la Exposición es la formada por dioramas situados en la época actual. Encontraremos una calle totalmente moderna con sus pasos de peatones, aceras, etc que es recorrida por policías y ambulancias, otro clásico de estos juegos. A los lados habrá elementos de mobiliario urbano actuales, un parque infantil, y una serie de edificios que podríamos llamar "comerciales" ya que cuentan con amplios escaparates o ventanales tras los que se puede ver un banco, tiendas, médicos, ludoteca, cafeterías, etc, e incluso un concesionario de coches de lujo. Abundando en los detalles habrá otro diorama anexo dedicado a un polígono industrial con grúas, almacén de contenedores, construcción de un puente o reparaciones de vehículos. Los edificios de estos dioramas están construidos con módulos o piezas fabricadas más recientemente por Playmobil y conocidas como "System X". Aunque no tienen un acabado tan bueno como los castillos clásicos, al ser totalmente interconectables entre ellas y haber mucha variedad de elementos permiten formar construcciones de diverso tipo, un poco cuadradas pero muy detalladas.

Más dioramas de menor tamaño son una feria con diferentes atracciones y casetas que rodean a un circo, repleto todo de detalles. También hay un pequeño montaje de un fuerte del oeste americano y una selva con una frondosa vegetación de árboles y plantas de Playmobil habitada por una tribu de indígenas que viven en casas colgantes. En diferentes vitrinas se pueden ver también montajes específicos de muy pequeño tamaño con personajes "personalizados" o que tienen alguna singularidad como imitar a famosos. Merece la pena dedicarles también un tiempo.

Esto es lo que podemos recordar tras un buen rato de visita y observación. Seguro que se nos ha olvidado alguna parte importante, y por supuesto sería imposible describir todas las escenas, detalles y rincones que se pueden encontrar. Las fotos que acompañan a este artículo son de una calidad bastante mala, pero por muy buenas que fueran no se podrían sustituir de ninguna forma por una visita a la Exposición. Merece la pena ir allí con tranquilidad y dedicarle todo el tiempo que queramos a recorrerla y apreciarla. Es algo de un estilo diferente e innovador que pocas veces se puede disfrutar en Ronda.



Comentarios