Dibujitos de cuando era pequeño, ahora que soy grande

Desde que usamos el programa Blender 3D para dibujar con el ordenador, no es la primera vez que repetimos dibujos anteriores hechos con lápiz y papel, como se puede ver en la página JM Web Personal. Si algún dibujo nos gustó en su momento, después nos ha encantado hacerlo en 3D aprovechando las ventajas de la técnica. Pero hasta ahora sólo nos habíamos atrevido con dibujos relativamente recientes, de la época del instituto y de las clases de dibujo técnico.

Este verano una tarde revolviendo papeles en casa aparecieron dibujos mucho más antiguos, de los años 80. La mayoría son dibujos infantiles bastante "mal hechos" y difíciles de imitar en 3D, pero teníamos ganas de rescatar alguno. Hemos seleccionado una "serie" que están un poco mejor y parece que fueron dibujados seguidos, en poco espacio de tiempo, porque tienen un estilo parecido y muchas cosas en común.

Sin dedicarle demasiado tiempo y a modo de curiosidad, hemos redibujado tres bloques de pisos con el Blender y ha salido esto...

 
 
 


La afición por los bloques de pisos viene de lejos. Otro día le tocaría a las casitas. En todo caso nos ha gustado mucho recordar estos dibujos y hacerlos de nuevo, con las ventajas que ello conlleva. También ha sido como viajar en el tiempo. Nos trasladamos a 1988 aproximadamente, por lo que en nuestros bloques de pisos no hay luces LED ni antenas Wifi. Pero sí que hay garajes con puertas automáticas, los tres lo tienen. También hay una antena parabólica que, aunque no se ve en el dibujo original, podría ser de la marca Televés, muy conocida desde hace tiempo. Tele ves, tele no ves. No sé si el logotipo sería el mismo. Para Canal Satélite y Vía Digital todavía faltaban muchos años, entonces sí que aparecerían antenas de todos los colores. Tampoco faltan los porteros automáticos, aunque después de terminar me he dado cuenta de que se me ha colado un videoportero en el Parque Atlántico. Pequeño anacronismo, no serían muy habituales en aquella época. Sí que eran habituales los bares, y este lleva un cartel que se ve desde lejos. Y la tienda con el cartel en inglés, se ve que ya estábamos en 6º de EGB. Los ascensores panorámicos de cristal son una modernidad muy extraña que la vería en la televisión, porque en mi pueblo no hay ninguno exterior ni siquiera ahora. Igual que el mar, me llamaría la atención verlo alguna vez que fui a Marbella. Muchos detalles que descubrir en unos dibujos tan sencillos.

Los dos primeros dibujos están hechos en perspectiva, mientras que el tercero se ve de frente. Aquí ha habido que improvisar un poco más con la disposición de las azoteas laterales. No me puedo acordar si esta sería la idea, o sería un fallo. Pero finalmente ha sido posible dibujarlo en 3D haciendo cada piso de un tamaño diferente.

Los tres dibujos, del mismo estilo, están hechos con rotuladores de la conocidísima marca Carioca. Y buscando en internet encontramos una foto de un estuche amarillo idéntico al que teníamos. La tomamos de esta página donde se dan algunos detalles que sí recordamos.

La batalla existía entre Carioca y Jovi. Pero siempre nos gustaron más los primeros. Eran "más auténticos", duraban más. Mientras que los de Jovi, aunque pudieran tener cajas con un estilo más atractivo, parecía que se le despeluchaba la punta más pronto o que los dibujos eran más descoloridos. Estos rotuladores se llaman Carioca Joy, para confundirse con Jovi, y son muy parecidos a los que hay en la actualidad. Los de la generación anterior, que también disfrutamos, eran los Carioca Universal y se diferenciaban en que el tapón posterior se podía sacar fácilmente, dejando al descubierto la carga de tinta para pringarse bien las manos.

Eran productos muy conocidos y duraderos a la fuerza, porque los artículos de papelería en aquella época eran muy caros ca-rí-si-mos, por lo menos en los pueblos donde apenas había unas cuantas papelerías sin competencia. Se acababa el verde y te pasabas el resto del año dibujando árboles rosas o amarillos hasta que te podían comprar una caja nueva. Entonces todavía faltaba mucho tiempo para la llegada de las tiendas de Todo a 100 donde los precios se empezaron a moderar. Aunque es cierto que los primeros lápices y rotuladores de estos comercios tenían una calidad bastante mala, y preferíamos seguir comprando los otros más buenos en las papelerías unos años más. Ahora todo ha cambiado y estos artículos tienen precios que sí nos podemos permitir, pero ya no nos hacen tanta falta. Tarde. Que los niños actuales los disfruten. Menos móviles y más colorear. Y que cuando pasen veinte años saquen los dibujos y los repitan con los métodos más futuristas. Se pueden recordar muchas cosas de esta forma tan sencilla. Ha sido una experiencia muy satisfactoria.

Galería de fotos de los tres edificios en 3D aquí...
http://jm00092.freehostia.com/blender/galerias.php?id=31



Comentarios