Huelga de deberes

Es el peor recuerdo que tenemos de cuando íbamos al colegio. Tardes y noches o fines de semana interminables con la obligación de terminar tareas después de haber estado todo el día en clase. El tiempo libre que quedaba tampoco lo podíamos dedicar a hacer otras cosas que nos gustaban más.

En los años posteriores parece que la situación se ha radicalizado, y la ayuda de los padres ya es imprescindible. Deberes indiscriminados para todos en cantidades insufribles.

Así que, desde aquí nos solidarizamos con esta huelga de fines de semana sin deberes.



Comentarios

Me quedo con la idea de esta profesora: ""Hagan huelga para que inviertan dinero en calidad educativa, no por los deberes""
Anónimo ha dicho que…
¿Realmente es tan buena idea liberar de toda obligación a los niños como si fueran de cristal para luego soltarles en la despiada selva del mercado de trabajo?
Muy buena y nos hace aterrizar de la burbuja irreal en la que hemos puesto a nuestros hijos.