Hablemos de escaleras mecánicas

Hace pocos días que han abierto el nuevo Hospital de la Serranía de Ronda. Después de más de una década de líos burocráticos, obras interminables y aplazamientos, por fin empieza el traslado de los diferentes servicios que forman el hospital y la población de Ronda y la Serranía está empezando a conocer el nuevo edificio.

Los que han tenido la suerte o la desgracia de haber tenido que ir ya al hospital vienen contando lo grande que es y lo nuevo que está todo. Pero en vez de fijarse si las enfermeras ponen bien las inyecciones, que seguro las pondrán muy bien porque son las mismas del hospital anterior, lo que más está llamando la atención son las escaleras mecánicas.

Resulta que el nuevo hospital, entre otras muchas cosas, también tiene escaleras mecánicas. Hay quien dice que son las primeras de Ronda y tienen al público un poco desconcertado.

Muchos no entienden como es que han puesto escaleras mecánicas en un hospital, como si esto fuera el Corte Inglés. Eso será para que cuando se averíen los ascensores -los 15 o 20 que tiene, y todos a la vez- entonces poder subir por ahí a la gente. Muy bien, con sillas de ruedas y camillas los vamos subiendo por las escaleras. Muy lógico y seguro. También hay quien ha dicho que estando el hospital construido en medio del campo, allí hay mucho sitio y podían haberlo hecho todo en una sola planta para ahorrarse tanto lío de ascensores y escaleras. Igual este tiene un poco de razón.

En Ronda ya tenemos cierta costumbre de usar los ascensores porque en los bloques de pisos hay muchos, pero las escaleras le siguen pareciendo a alguna gente todo un misterio. Nos cuentan que hay quien se queda un rato mirando el movimiento hipnótico de los escalones que suben y bajan, y otros que no se atreven a dar el primer paso y tienen que observar y pensar muy bien donde poner el pie. Y otros más valientes que están deseando subir y bajar, aunque realmente todavía no hay nada que hacer en las plantas altas porque las salas que se han abierto en estos días están todas a pie de calle.

El funcionamiento técnico parece que también ha dado para conversaciones. No se puede comparar a una alfombra que se desliza sobre los escalones porque así se caería todo el mundo. Y a algunos les ha sorprendido que los peldaños enteros tienen que desaparecer y deslizarse por algún sitio para volver de nuevo al principio. Curiosidad técnica a parte, la idea de que el suelo se mueva bajo nuestros pies no nos resulta demasiado agradable. Los escalones con ranuras donde se podrían enredar los cordones de los zapatos tampoco nos dan mucha confianza. Sería un atraso muy grande que la escalera se tuviera que parar cada vez que alguien va a entrar o salir. Ya nos acostumbraremos si no hay más remedio. Y si no habrá quien busque una escalera "de verdad" con sus escalones de piedra.


Por lo que vemos en las fotos, las escaleras que han puesto en el Hospital no tienen nada de especial. Parece que casi todas las escaleras mecánicas del mundo entero son bastante parecidas. Suelos grises metálicos, barandas de cristal transparente y pasamanos negros que también se van moviendo, por si alguien no se había fijado en ese detalle. Llevamos años intentando dibujar en 3D escaleras mecánicas formadas por piezas estilo Lego para el blog de Construclónica, y hasta ahora no hemos dado con un diseño suficientemente bueno. A ver si ahora retomamos el proyecto con mejores ideas.


Hace varios años se encontraba en la puerta de la sede de Ronda de la compañía Schindler un rótulo que decía "Mantenimiento de Ascensores y Escaleras Mecánicas". Y parece que no había en Ronda ninguna escalera mecánica. O sí, había una. Estas del nuevo hospital no son las primeras. Recordamos haber visto una escalera mecánica en el primer tramo de la Calle Sevilla, tras una sólida puerta de madera en esa galería comercial futurista donde está Burger King, Dunkin Donuts, etc. Nunca la hemos visto en funcionamiento y nunca hemos entendido por qué había sólo una. Quien la usara para bajar al sótano del Multicentro Sevilla se tendría que quedar allí para siempre. Y si hubiera sido para subir, como nunca antes habría bajado nadie, tampoco nadie podría salir ahora. Esas eran las cosas que nos entreteníamos en imaginar allá por los años 80 cuando se construyó el edificio y se instaló esa escalera mecánica. Posiblemente entonces sí que fue la primera de Ronda. Aunque parece que no tuvo mucha utilidad.


Fotos: Radio Coca y Google Maps

Comentarios