Un tren por dentro de una cueva

Siempre imaginamos las cuevas como un sitio oscuro y claustrofóbico, pero parece que no siempre es así. Si visitamos la cueva de Postoina, situada en la zona kárstica de Eslovenia, encontraremos espacios tan amplios que hasta pueden pasar los trenes. Es una de las cuevas más grandes de Europa.


Se ha convertido en un importante atractivo turístico y desde hace más de 100 años dispone de un ferrocarril en su interior con más de tres kilómetros de largo y estaciones subterráneas. Por lo que vemos en las fotos, caminar por las salas donde no hay vías de ferrocarril también tiene que ser todo un lujo. No sabemos si la instalación de tantos artilugios turísticos habrá causado muchos estropicios en la cueva, pero por lo menos se ve muy bonito.

Relacionados: Trenes dentro de barcos

Comentarios