Quioscos de Ronda

Podemos empezar a recordar los quioscos de Ronda por uno de los más tradicionales. Está dentro de la Alameda del Tajo en uno de los paseos laterales de albero. Es de color verde, de forma octogonal, de un estilo clásico con persianas. En las temporadas que está abierto sirve refrescos y bebidas.

La mayoría de los quioscos se dedica a la venta de chucherías, helados y algo de periódicos. Seguimos dentro de la alameda, en la entrada que hay frente a la calle Pozo encontramos uno que antes era de color azul y después se cambió por carpintería de aluminio. Fuera de la alameda había otro muy pequeño de chapa en distintos colores, puede ser blanco y verde claro.

En los jardines de Blas Infante hubo hace mucho tiempo uno de madera cuando estaba allí el antiguo Teatro Espinel. Ahora se encuentra allí otro metálico que sirve solo para el guarda del aparcamiento.

En la Calle de la Bola existió uno de madera hace mucho tiempo en la esquina de la calle Calvo Asensio. Actualmente hay otro en la esquina de la calle Cruz Verde hecho de aluminio. Al final, en la avenida Martínez Astein frente al Ambulatorio había otro que en su origen fue de chapa azul y después se cambió por aluminio. Con motivo de las obras del parking subterráneo se ha trasladado al primer tramo de la Avenida de Málaga. Esperemos que esta ubicación sea solo provisional porque estorba bastante para tanta gente que pasa por esa acera.


Continuando por la Avenida de Málaga encontramos otro en la esquina de la avenida Ricardo Navarrete, en las Sindicales. En su origen era de hierro pintado de blanco, ahora es de Aluminio. Poco más arriba existió durante varios años otro junto al Pasaje Calletano. Enfrente hay otro al lado del Edificio Redondo en la esquina de la Calle Acinipo y otro más junto al colegio Miguel de Cervantes. Estos últimos son bastante grandes, de aluminio, y tienen todas las comodidades como aire acondicionado y persianas automáticas. Para terminar con la avenida de Málaga tenemos otro, cerrado desde hace años, en los jardines centrales de la Avenida antes de llegar a la Casa de la Juventud. Es cuadrado y de hierro pintado de blanco con barrotes por arriba.


Ahora vamos con los barrios. En San Rafael hay uno al final de la calle Ortíz Massaguer junto a la verja del Parque. Es bastante grande pero muy bajo, metálico pintado de gris y siempre con una silla al lado. En las Casas de hierro ha existido uno en la Plaza de Ubrique, también gris. En la Avenida de la Serranía, a la entrada de la desaparecida Plaza de Olvera, cerca de lo lo que ahora es el edificio de Infantil del Colegio Cervantes se abrió otro de forma cuadrada, bastante grande y de hierro pintado de marrón claro. Después se dobló su tamaño, después se agrandó hasta llegar a una pared cercana, después se hizo de obra y finalmente se le echó otro piso en lo alto.


En el barrio de San Cristóbal hubo uno en la calle Teniente Alcalde Andrés Castro Sandaza, en la entrada de uno de los pasajes laterales con jardines, era bastante pequeño de hierro gris. En las Casas Sindicales hubo uno hace muchos años en el acerado ancho, que entonces no era tan ancho, de la esquina de la calle Jaén y la calle Ricardo Navarrete frente a los Arcos. Muy cerca de allí sigue habiendo otro, cerrado desde hace tiempo, en una de las partes empedradas de la calle Jaén. Es de chapa con los bordes negros.

Mucho más lejos hay otro, de color gris metálico, en la explanada de la Barriada El Fuerte. En la Avenida Victoria antes de la construcción de la Glorieta Calletano Arroyo había un descampado sin urbanizar con un quiosco de chapa de forma hexagonal allí abandonado. A principio de los años 90 fue restaurado, pintado de verde, y trasladado a la isleta que hay en la subida al puente de entrada a los institutos. Estuvo abierto muy poco tiempo. Después se colocó uno nuevo cuadrado de chapa de color marrón con barrotes que ya tampoco está allí.

Hay otros comercios, la mayoría ya desaparecidos, también llamados quioscos porque también se dedican a la venta de chucherías, pero que en realmente son un pequeño local comercial dentro de una casa o en los bajos de un edificio. De esos no vamos a hablar aquí.

Otro tipo de quioscos son las churrerías. Hubo uno junto a los edificios de Los Arcos en San Cristóbal. Era bastante grande, de chapa sin pintar con tejado de uralita. Actualmente hay otro al final de la Calle Granada, más moderno, de carpintería de aluminio.

En verano se instalaban kioscos prefabricados de las distintas marcas de helados. Aunque en principio eran exclusivamente para venta de helados, se usan también para vender bebidas, refrescos y chucherías varias. A veces hay algunos instalados junto al quiosco de las Sindicales, esquina Ricardo Navarrete, y en la entrada de la Alameda justo frente al quiosco que hay allí.

No vamos a hablar de las cabinas telefónicas, pero sí podemos dar un repaso a los quioscos de la ONCE. En los años 1980 se instalaron varios de color naranja en las Sindicales frente a los edificios de Los Arcos, en la Avenida de Málaga junto a la Gasolinera, en la puerta principal de la Plaza de Abastos de San Cristóbal, ya desaparecido, y en las Casas de Hierro, este último idéntico a los anteriores pero de color blanco.


Había otro hecho en aluminio en la Avenida Martinez Astein junto a las paradas del autobús urbano. Con motivo de las obras del parking lo han movido y sustituido por otro convencional cuadrado de color marrón. De este tipo tenemos también en San Rafael y en la plaza de la Merced. Parecidos a estos, pero de forma hexagonal y con una cúpula en lo alto, podemos encontrar quioscos de la ONCE en la puerta del Ambulatorio Ronda Norte, en la Plaza Concepción García Redondo junto a la estación de autobuses y a lo largo de la Calle la Bola en distintos sitios. En la Plaza del Socorro podemos encontrar provisionalmente un quiosco de la ONCE reutilizado por el Ayuntamiento para la venta de entradas de los distintos conciertos que se celebran en Ronda. En la entrada de la Comisaría de Policía Nacional, en la calle de Cádiz, hay otro quiosco de chapa pintado de azul donde se pueden hacer las fotos para renovar el DNI. Y durante varios años hubo una sucursal portátil de Unicaja en la calle Sevilla más allá del Parque del Sur.

También parecen quioscos, aunque están hecho de obra y son bastante grandes, la oficina de la Empresa Municipal de Turismo de Ronda, situada en los jardines de Blas Infante, una tienda de flores y regalos situada en la entrada del Hospital de la Serranía de Ronda, la caseta para el guarda a la entrada del CPD de Unicaja en la Avenida de Málaga, otra caseta con una báscula para camiones al lado del paso a nivel de San Cristóbal al final de la Avenida de Córdoba, y por ultimo otro situado en la avenida de Málaga al lado del Bar Los Ángeles. Este se construyó para la gasolinera que originalmente estaba allí, después ha estado siendo usado mucho tiempo por un comercio de reparación de calzado y ahora es un videoclub automático. Para instalar el videoclub sustituyeron las ventanas de arco originales por otras cuadradas. En lo alto tiene una azotea con algo parecido a almenas y barandas de hierro.


Vamos a terminar en el paseo del Parador. Allí se encuentra un quiosco pequeño de hierro acabado en forja y pintado de negro que sirve para la venta de entradas al Centro de Interpretación de Puente Nuevo, en el Tajo de Ronda.


Temas Relacionados: Supermercados de Ronda - Ronda de Cines

Comentarios