Redescubriendo YouTube y superando el Síndrome de Diógenes Digital

Superadas nuestras particulares limitaciones de velocidad, uno de los sitios que antes teníamos vedados y que ahora empezamos a visitar con normalidad es el super-conocido portal de vídeos YouTube.

No vamos a sorprender aquí a nadie describiendo las características de esta página tan conocida. La experiencia de usuario como visitante ha sido bastante fluida y sin tropezones. Vemos que está todo en español y que día a día se van reorganizando las opciones de las páginas para que sea cada vez más funcional. Al ser una página tan conocida hay multitud de modificaciones posibles usando el navegador Firefox y su gama de extensiones. Si alguna vez abrimos una cuenta de usuario y empezamos a subir vídeos, ya habrá otra entrada aquí llamada "Decrubriendo YouTube II" o algo parecido.

Detalles técnicos a parte, nos llaman la atención varias cosas...

Nos conformamos con muy baja calidad de imagen. Muchos de los vídeos de YouTube los han grabado con las cámaras de los teléfonos móviles y después los han comprimido de cualquier manera y se han estropeado bastante. Pero da igual. Tienen miles de visitas y muchos comentarios. La gente los ve. No hace falta alta definición ni nada parecido. Hay páginas similares a youtube que ofrecen los vídeos con más calidad y no tienen demasiado éxito. Esto es suficiente.

Competencia a la televisión. Ves un vídeo de pocos minutos y en cuanto termina, el programa te sugiere otros del mismo estilo. Ves el siguiente y después otro y otro y otro. No es extraño que se pase media hora seguida viendo vídeos de YouTube. Te haces la programación a medida. Un rato de documentales de biología celular automatizada, o de chistes de Chiquito de la Calzada, de chinos cayéndose por cuestas abajo, o de gente haciendo el pino con las orejas. Lo que quieras, a la hora que quieras, sin contraprogramación, sin publicidad basura, y sin los engaños y desastres habituales de la televisión.

Y por último mi liberación del "Síndrome de Diógenes digital". Antes había usado YouTube en varias ocasiones para buscar vídeos cortos de temas muy concretos. Después de media hora de descarga y de verlo una vez, no me podía permitir el lujo de perderlo. Hasta ahora he tenido una carpeta celosamente guardada en un rincón del redondo disco duro con varios vídeos "valiosos" almacenados. Y sus correspondientes múltiples copias de seguridad en CD-ROM. Ahora no hay necesidad de guardar videos de YouTube. Salvo que los borren es suficiente con escribir el nombre en el buscador y verlos en segundos.
Exactamente lo mismo ocurre con paquetes de instalación de programas y juegos, documentos y libros electrónicos, tutoriales, etc... Un uso un poco inteligente puede permitir hasta ahorrar espacio en disco duro y ahorrar discos y cánones varios, en contra de lo que pudiera parecer.

Comentarios