Acortando la vida útil de los monitores

De todos es sabido que los equipos electrónicos en general pueden estar encendidos mucho tiempo sin ocasionar graves problemas, pero cuando más "sufren" es cuando se encienden y se apagan. Este puede ser el motivo de que muchos televisores y la mayoría de los monitores modernos de ordenador nos enseñen una pantalla extra al principio y al final.



Hagamos una reconstrucción de la escena del crimen. Encendemos nuestro ordenador y nuestro monitor. Rápidamente aparece en la pantalla el logotipo de su fabricante (1), que podemos ver durante unos segundos. A continuación la pantalla se queda en negro y se apaga (2), quizás porque el ordenador todavía está arrancando y no le suministra la señal de vídeo. En seguida ya se enciende el ordenador y el monitor, aparecen las sucesivas pantallas de arranque y a continuación el escritorio con el que trabajaremos durante todo el tiempo que nos haga falta (3). Llegada la hora de apagar, cuando el ordenador termina de funcionar, el monitor no recibe señal de vídeo y se apaga automáticamente (4). Pero todavía nos queda ver como el monitor se vuelve a encender y nos muestra un rótulo que nos anuncia que va a entrar en un "modo de ahorro de energía" (5). Pasados unos segundos, finalmente se apaga.

Han sido en total tres ciclos de encendido y apagado, dos más de los necesarios. En la antigüedad esto se solucionaba con un simple piloto luminoso. Si está verde es que el monitor está encendido y funcionando, y si está naranja es que el monitor está enchufado pero no tiene señal de vídeo.

si nos damos prisa en pulsar el botón del monitor al apagar el ordenador, nos podemos ahorrar el último pantallazo, pero el primero con el logotipo no nos lo quita nadie. Un esfuerzo inútil extra para los componentes electrónicos y las lámparas interiores de la pantalla. Otra técnica más de obsolescencia programada ideada por los fabricantes para que nuestro monitor se averíe antes. Que maravilloso es el mundo de la electrónica de consumo.

Comentarios

Fernando Loccisano Vivas ha dicho que…
Encender el ordenador y esperar unos tres minutos antes de encender el monitor. En muchos casos esto evita el pantallazo inicial.
Fernando H. ha dicho que…
La inmensa mayoría de televisores y monitores planos (ya sean de TFT o LED) ya no traen el botón de encendido de tipo cortacorriente, por lo que cuando se apagan, lo que ocurre es que un interruptor electrónico (en algunos casos podría ser un microrelé, pero lo dudo) corta la corriente de algunos circuitos... al final el modo de ahorro de energía consume tanto como apagar el monitor desde el botón de encendido (comprobado con un medidor de consumo - vatimetro - que la diferencia o es nula o de pocos vatios).

Esto lo digo porque en realidad un monitor plano o una tele lo que hacen cuando se apaga o entra en modo de ahorro es no dar corriente a los miles de transistores o LEDS que componen la matriz de visualización.

Al ser componentes electrónicos la duración es muy, pero que muy elevada y no depende en la práctica de los ciclos de encendido y apagado. No lo recuerdo exactamente, pero se presupone que la tecnología TFT a parte de consumir más que los LED, si que tienen una "vida", esto es, un desgaste y que al cabo de x horas (hablamos fácilmente de múltiplos de 10000h) el brillo que dan no posibilita su utilización. Los LED, a parte del menor consumo y mayor brillo, tienen una ventaja increible: tienen vida infinita ;D.

Al menos los de hace 16 años, cuando yo estudiaba electrónica ;P