Dos meses de Discovery Max. Hacemos Balance

A principios de este año 2012 nos sorprendía la noticia de la llegada de un nuevo canal de televisión de calidad en abierto. Recibido con bastante ilusión, pero con el prejuicio de que de la televisón en España no se puede esperar gran cosa, ahora después de haber disfrutado de su programación durante dos meses, nos atrevemos a sacar algunas conclusiones.

Partíamos de una situación bastante mala que no podía empeorar mucho más. Este canal ha sustituido a otra cadena de la TDT que básicamente emitía teletimos y teletiendas, por lo tanto el cambio ha sido espectacular. La audiencia así lo ha manifestado y Discovery Max está teniendo una muy buena acogida.

El contenido de los documentales, a pesar de ser de muy buena calidad, como nos temíamos nada tiene que ver con los documentales clásicos de Discovery Channel. Tanta tele-realidad aburre un poco, sobre todo si machacan tanto con temas tan lejanos para nosotros como los tatuajes, el tunning, la supervivencia en selvas diversas o las destrucciones en segundos. La selección de los temas de los documentales daría para muchos debates. Quizás poner una serie documental sobre Arduino sería demasiado friki, pero otra sobre parásitos intestinales es lo más normal y agradable del mundo.

La serie que más se parece a lo que esperábamos de un documental de Discovery, ha sido "Así se hace". Un formato clásico donde te explican el proceso de fabricación de los productos más diversos de forma rápida y sin meterse en complicaciones. Nos ha resultado entretenido, y hemos visto muchos de los espacios que ya habíamos visto antes por internet. Cada capítulo consta de cuatro partes y dura una media hora. Lo malo ha sido que se han encadenado hasta tres o cuatro de ellos seguidos, y por muy fan que seas de la ingeniería industrial terminas un poco harto de ver engranajes y cintas transportadoras. Aburren al público por empacho, igual que hacen las otras cadenas. Y se le acaban los capítulos en seguida y empiezan a repetir.


En un principio nos temimos que tras el tirón inicial, se iban a agotar rápidamente los contenidos más buenos, y se iba a iniciar la sucesión de reposiciones y repeticiones habitual. Comprobamos que se van añadiendo series nuevas, que el fondo documental de Discovery Networks no se va a acabar tan pronto y siempre irán encontrando algo para ofrecernos a los espectadores de su canal en abierto. Esperamos ir descubriendo muchas cosas interesantes aunque las veamos unos años después que los espectadores de los canales de pago.
Sobre las repeticiones ya va la cosa peor. Es razonable que cada capítulo de cada serie se ponga varias veces, sobre todo si es contenido de calidad. Lo malo es que vamos encontrando lo mismo que ya hemos visto, pero unos cuantos días después a la misma hora. Tendrían que ir alternando un poco para llegar a distintos tipos de público que ven la tele a distintas horas. Ya estamos acostumbrados a esto, lo superaremos.

El otro tema espinoso era la publicidad. Comprobamos que hasta ahora no está siendo excesiva. Lógicamente por la noche hay más cortes y mas largos, mientras que a otras horas del día se pueden ver capítulos enteros sin anuncios. Es la forma de pagar por ver este contenido de calidad, no nos quejaremos todavía.
Del tipo de publicidad sí que nos quejamos. No han podido o sabido adaptar los productos al tipo de público que ve el nuevo canal. Lo que se ve es la misma zupia que en el resto de cadenas: productos y servicios que no deseamos comprar ni nos convienen ni nos sirven para nada. No se ha llegado al extremo de Disney Channel donde te anuncian detergentes para desatascar el WC, o alguien escupe dientes en el lavabo en medio de los dibujos animados, pero tampoco anuncian nada innovador que nos llame la atención.

Nos ha resultado extraño que se conserve del anterior canal un programa de debate político con unas ideas muy determinadas en mitad de un canal de documentales más o menos científicos. Nos quedará la duda si algún documental con determinadas innovaciones que están fuera del ideario de la TDT Party se van a quedar fuera de este canal.

Otro hecho importante ha sido que Discovery Max no ha venido solo. En las mismas fechas apareció un nuevo canal, Energy, que también ha basado su programación en pseudodocumentales del mismo estilo que los de Discóvery Max, y que a pesar del ser del grupo de Telecinco, tampoco nos ha saturado mucho de publicidad. Programas como Top Gear o Cazadores de Mitos han hecho que veamos también mucho esta nueva cadena. A esta fiebre de documentales que esperemos que prospere, se va a unir La Sexta 2, donde nos volverán a ofrecer como documentales sus series sobre casas de lujo, barrios, bares, cocinas, etc. y nosotros las seguiremos viendo.

Estamos muy contentos con este rumbo que está tomando la TDT, pero no han conseguido alejarnos de internet y volver a sentarnos delante de la televisón. La mayoría de la publicidad nos sobra porque no nos aporta nada y nos pretende engañar. Los horarios nos condicionan demasiado en el poco tiempo libre que queremos, y los contenidos no son mejores que los que podemos encontrar en internet. Seguiremos viendo la televisión solo en los momentos y lugares donde no haya otro remedio, pero mientras tanto nos damos por satisfechos con este nuevo canal y le deseamos un futuro prometedor.

Comentarios