Perspectiva caballera con Blender

Dibujo extraño de JM Web Personal
Muchos de nosotros hemos aprendido a dibujar en hojas de papel cuadriculado. La forma más sencilla e intuitiva de darle profundidad a los objetos es dibujándolos en "perspectiva caballera" usando como guía la propia cuadrícula. El resultado no es especialmente exacto, pero los dibujos hechos así son muy agradables de ver.

En la perspectiva caballera la cara frontal se ve a tamaño normal y de frente, mientras que las partes laterales y superiores se desvían hacia un lado con un ángulo de 45 grados, normalmente. A diferencia de la perspectiva cónica, lo que está mas lejos no se hace más pequeño. Para que los objetos no parezcan alargados hacia dentro hay que reducir su profundidad al dibujarlos.

Ahora estamos en el futuro y aunque nos sigue encantando dibujar con lápices, lo más habitual es aprovechar las maravillas de la técnica del dibujo en 3D usando ordenadores y programas como Blender 3D. Una vez dibujada la geometría de nuestro objeto y coloreado mediante el uso de materiales e iluminación, con sólo tocar una tecla podemos obtener una representación muy realista del dibujo.

Pero si lo que queremos es dibujar en perspectiva caballera, nos encontramos con que en Blender no hay una forma inmediata de hacerlo. El programa busca conseguir un máximo realismo y los dibujos se representan en perspectiva cónica, que es lo más parecido a la visión del mundo real. Si ponemos la cámara frente al objeto sólo veremos la cara frontal. Ni los laterales ni lo de arriba.

 

Como alternativa, también se permite usar el editor 3D y hacer rénders sin puntos de fuga, en perspectiva ortográfica. Ya nos vamos aproximando a lo que queremos.


Pero por muchas vueltas que le demos a la cámara, si la ponemos frente al objeto nunca veremos los laterales, si acaso lo de arriba en perspectiva deformando la imagen. Y si la giramos para ver el lateral, ya no vemos el frente de frente. Esto no es perspectiva caballera, y no hay otra tecla mágica para activarla.

Para dibujar imágenes "casi" en perspectiva caballera usando Blender se nos ocurre aprovecharnos de la distorsión de los bordes de la cámara al hacer la foto en perspectiva cónica normal. Alejaremos mucho la cámara y llevaremos nuestro objeto a una de las esquinas inferiores de la imagen. Para ponernos en vista frontal hay que pulsar la tecla 1 en el bloque numérico. Para fijar la cámara hay que pulsar Control+Cero. Para alejarla hay que pulsar GY o GZZ teniéndola seleccionada, y para llevar nuestro objeto a la esquina hay que pulsar G. Si el puntero del ratón llega al borde de la pantalla mientras hacemos esta operación, aparecerá cómodamente por el otro lado estilo comecocos.



Es posible que al alejar mucho la cámara nuestro objeto desaparezca. Será porque hemos sobrepasado el límite del campo de visión. Por defecto está puesto a 100. Le podemos aumentar el valor "End" en las propiedades de la cámara hasta que nuestro objeto aparezca completamente.

Lo siguiente será recortar el área de rénder para que el dibujado no tarde tanto. Vamos a descartar casi toda la imagen de la cámara y sólo nos quedaremos con la esquinita donde está nuestro objeto. Esto se hace en la vista de cámara (tecla cero) pulsando Mayúsculas+B y trazando un rectángulo sobre la parte de la imagen que queremos renderizar.


Si hacemos el rénder así, obtendremos una imagen prácticamente vacía con nuestro objeto en la esquina y en un tamaño muy pequeño. Para que salga más grande, antes de hacer el rénder habrá que establecer su tamaño en el panel de propiedades de rénder, escribiendo directamente las dimensiones más grandes o aumentando el porcentaje de escala en el cuadro que hay justo debajo. Necesitaremos un tamaño total enorme para que nuestra esquinita renderizada tenga un tamaño normal.

Una vez obtenido el rénder, de tamaño muy grande y muy vacío, guardamos la imagen pulsando F3. Luego la recortaremos usando nuestro editor de imágenes favorito y ya tenemos el resultado final. Algo muy parecido a la perspectiva caballera que estábamos buscando.


La dirección de la cara lateral visible depende de en cual esquina de la cámara situamos nuestro objeto. A la izquierda para que se vea el lado derecho, o a la derecha para que se vea el lado izquierdo. Tanto la distancia a la que pusimos la cámara como el tamaño de la imagen grande o la apertura focal de las lentes determinarán el grado de distorsión o de profundidad de esta perspectiva casi caballera. Si no tenemos grandes conocimientos de geometría y no nos queremos hartar de hacer cuentas, mejor ir probando hasta que demos con el resultado que queramos. Mientras más lejos y más grande sea el rénder mejor se verá, pero más memoria ocupará la imagen y más lento se pondrá el ordenador. También si ponemos la cámara exageradamente lejos puede haber polígonos superpuestos y errores de pixelado. Hay que ir probando hasta que salga bien.
En resumen. Alejar la cámara y poner nuestro objeto en una esquina de la imagen.
No vamos a engañar a nadie. No es exactamente perspectiva caballera. Sigue habiendo un punto de fuga en el centro de la imagen original, y las líneas laterales de nuestro objeto no son totalmente paralelas en el dibujo. Pero casi. Igual no se nota mucho. El proceso es limpio, rápido y sencillo. Otras alternativas más complicadas y con efectos colaterales serían manipular el trazado geométrico de los objetos o deformar la imagen final en un programa de edición.

Comentarios